Los cuatro miradores de la “Vuelta del escolta”.

El Mirador del Barranco, del Puerto de Valldemossa, de la Vuelta del Escolta y de la Font Figuera te esperan a menos de una hora de la casa de espiritualidad. En cualquiera de ellos podrás gozar de preciosas vistas y encontrarás la piedra o banco ideal para leer, escribir, contemplar, orar…

Ponte en camino:

-Dirígete hacia el Parking de los autobuses.

-Al final del mismo, encontrarás una verja metálica que te da paso al camino que corre paralelo a la carretera hasta el cruce.

-Deberás seguir en dirección a Andratx, por la carretera, hasta encontrar a tu derecha la desviación al Puerto de Valldemossa.                                    

 

-Avanza por la Ma-1131, la que lleva al Puerto de Valldemossa, La Marina, hasta el km 1,2. Antes, a tu izquierda, encontrarás un precioso mirador desde el que puedes ver el Puerto y tener un anticipo de las vistas de las que podrás disfrutar cuando alcances los objetivos de tu paseo.

 

 

-En el km 1,2, a tu derecha, podrás localizar los restos del camino viejo que unía Valldemossa con La Marina, el puerto. Asciende por esos restos hasta que encuentres una puerta, hecha de madera y alambre, que puedes abrir y cerrar cuando hayas pasado. No te desanimes. En 2 minutos llegarás a esa puerta y, a partir de ahí el camino es sencillo.

                                                             

-Traspasada esa verja, no tienes más que seguir el sendero. Después de caminar aproximadamente unos 20 minutos, a tu izquierda, el Mirador del Barranco.

-A lo largo del recorrido irás encontrando varias puertas que interrumpen tu paseo. Lo normal es que todas se puedan abrir y luego cerrar. Para proseguir tu paseo por el sendero que flanquea el muro de piedra, tendrás que traspasar una de esas puertas.

-En pocos minutos podrás disfrutar de los otros tres miradores.

-No pierdas el sendero y llegarás a la carretera de Deià, después de atravesar otra cancela de hierro, a la altura del Restaurante Can Costa. Frente a ti, el camino que sube a la Ermita de la Santísima Trinidad.

-Cruza la carretera con cuidado y avanza unos metros por el camino que sube a la ermita, hasta que, a tu derecha, veas unas escaleras que te dan acceso al sendero que corre paralelo a la carretera que une Deià con Valldemossa.

-Sigue por él hasta llegar a la gasolinera y ya verás que en cinco minutos más estás de nuevo en casa.